Servicios de Fisioterapia

Servicios de Fisioterapia

Osteopatía

Osteopatía

Precios

Masoterapia.

La masoterapia es uno de los tratamientos fisioterapéuticos más antiguos que se conocen. Se trata de una combinación de maniobras variadas, basadas en el movimiento y la presión, aplicadas sobre el cuerpo y con objetivos terapéuticos.

A la hora de aplicar el masaje podemos realizarlo a 3 niveles de profundidad:

  • Superficial: se realiza con una mínima intensidad, se actúa sobre la piel y el tejido subcutáneo.
  • Medio: se aplica una mayor intensidad, actuando sobre la musculatura supericial y media. Es la más utilizada.
  • Profundo: máxima intensidad para llegar a la musculatura más profunda. Está se suele emplear en el ámbito deportivo.
  • Frotación: es un desplazamiento superficial de la piel que se realiza con la palma de la mano o el pulpejo de los dedos. Está maniobra suave se suele utilizar al inicio del masaje para preparar la zona. Tiene un efecto sedante y de drenaje.
  • Fricción: es más profunda que la anterior, consiste en un desplazamiento de la piel sobre la musculatura. Se realiza con el pulpejo de los dedos. Se utiliza mucho en las queloides.
  • Presión: consiste en comprimir una zona con las dos manos o entre el dedo pulgar y el resto de los dedos. Puede realizarse con desplazamiento o de forma estática. Acción sedante y mejora la circulación.
  • Amasamiento: se realiza con el pulgar e índice de ambas manos una tracción con una serie de contorsiones del vientre muscular. Efecto analgésico, mejora circulación, elimina toxinas, descontractura musculatura.
  • Vibraciones: son contracciones que se realizan con el antebrazo y se transmiten a la mano del fisioterapeuta que está en contacto con la superficie cutánea del paciente. Efecto sedante
  • Alivia y calma el dolor.
  • Favorece la relajación.
  • Liberar adherencias.
  • Mejora la circulación.
  • Reduce edemas.
  • Heridas.
  • Trombofeblitis.
  • Fracturas recientes.
  • Primeros tres meses de embarazo.
  • Fiebre.
  • Litiasis.

Todo fisioterapeuta tiene que partir de la masoterapia para iniciar cualquier tratamiento y en función del paciente y el motivo de la consulta, aplicar y combinar con otras técnicas adecuadas.

TENS .

El TENS (Electroestimulación Nerviosa Transcutánea), es una aparatología de uso común en fisioterapia, que trabaja sobre las vías que transmiten el dolor, produciendo un efecto analgésico o una modulación de la sensibilidad afectada.

La base fisiológica sobre la que se basa el TENS es el “sistema de compuerta del dolor”. Esta base fundamenta que el cerebro puede controlar el dolor cerrando o abriendo las vías por las que se transmite. Esto se hace de forma inconsciente, pero con el TENS se ha hallado una forma externa de controlar esta transmisión del dolor.

Además el TENS tiene en consideración la capacidad de acomodación del cerebro por lo que en la misma sesión produce variaciones de intensidad y frecuencia que estimulan el cerebro constantemente para aliviar el dolor.

El TENS es de aplicación sencilla y se puede realizar en casi cualquier zona del cuerpo y para prácticamente todas las patologías, ya sean agudas o crónicas. Podemos decir que es una técnica complementaria e imprescindible en toda consulta fisioterapéutica.

La corriente es transmitida por unos electrodos que quedan perfectamente adheridos a la piel y que son colocados alrededor de la zona afectada para que el TENS bloquee los canales de las vías nociceptivas que llegan al cerebro.

Esta colocación de los electrodos puede ser:

  • Paralela a la zona del dolor
  • Perpendicular a la zona del dolor
  • Sobre un punto gatillo o un punto de acupuntura
  • Sobre dermatomas
  • A nivel segmentario de la médula espinal

Durante la sesión vamos trabajando distintos parámetros como la frecuencia y la duración del impulso para generar alivio y evitar la acomodación del tejido nervioso.

Aunque es una máquina con gran aplicación para muchas patologías, debemos tener en cuenta algunas consideraciones ya que no deja de ser una electroestimulación, por tanto no debemos usarla en :

  • Personas con marcapasos o con enfermedades cardíacas
  • Embarazadas.
  • No colocar directamente los electrodos en el seno carotideo
  • Piel dañada (heridas, arañazos…) pues al pasar la corriente podemos provocar una quemadura.

El uso de la electroestimulación en fisioterapia es un complemento para la mejora en el rendimiento del tratamiento y de la recuperación del paciente.

Radiofrecuencia R-200.

El tratamiento en fisioterapia acompañado de una radiofrecuencia profesional sanitaria, en nuestro caso la R-200 (también conocida como diatermia), consiste en la emisión de radiaciones electromagnéticas que llegan hasta los tejidos más internos produciendo un aumento de temperatura en ellos.

Este aumento de temperatura es de entre 3º y 4ºC y no es producido por la máquina, sino por el propio cuerpo, como respuesta al movimiento de las cargas eléctricas de la corriente que llega hasta el interior de las células.

  • Aumenta la producción de elastina y colágeno.
  • Libera endorfinas y ello contribuye a la analgesia.
  • Efecto antiinflamatorio por la vasodilatación. Al aumentar el aporte sanguíneo se facilita la eliminación de toxinas y desechos así como la regeneración celular.
  • Regula el PH.
  • Mejora el sistema inmunitario.
  • Activación del sistema nervioso vegetativo.
  • Autorregulación térmica.
  • Hiperemia y vasodilatación.
  • Renovación del líquido intersticial.
  • Eliminación de residuos metabólicos.
  • Mejora el nivel de polarización celular.
  • Analgesia de dolores de origen bioquímico (también en mecánicos y neurálgicos de forma indirecta).
  • Relajación muscular.
  • Eliminación de edemas por vía linfática y sanguínea.
  • Diapédesis de elementos de defensa en la zona afectada.

Por todo lo anteriormente descrito podemos concluir que la radiofrecuencia de uso terapéutico y médico puede ser usada en multitud de patologías, ya sean agudas (roturas musculares, esguinces, epicondilitis…) o crónicas (artrosis, artritis…)

La afección más habitual en consulta suele ser la sobrecarga tanto cervical como lumbar y como hemos comprobado con numerosos pacientes, esta hipertermia profunda que se genera gracias a la radiofrecuencia, realmente genera un alivio en el paciente de manera rápida y con una sensación de calor muy agradable durante la sesión.

A pesar de ser una técnica respetuosa y nada invasiva para el paciente, presenta algunas contraindicaciones, como:

  • Mujeres embarazadas o lactantes.
  • Enfermedades cutáneas, heridas, arañazos…
  • Prótesis metálicas.
  • Marcapasos.

El uso de técnicas complementarias específicas en cualquier tratamiento de fisioterapia nos garantiza, en mayor medida, una mayor y óptima recuperación.

Cinesiterapia.

La Cinesiterapia es la técnica de fisioterapia que usa el movimiento como forma de rehabilitación de una lesión o patología muscular o articular.
Este ejercicio produce diferentes efectos en las zonas implicadas, como:

  • Mejora la circulación, el retorno venoso y linfático.
  • Aumento del tono muscular y de la potencia muscular, sobre todo en los ejercicios resistidos.
  • Ayuda a tener unas articulaciones mas laxas y mejorar la movilidad. Con esto evitamos rigideces y adherencias.
  • Mejora la coordinación, el equilibrio y la propiocepción.

Son todas las técnicas que van dirigidas a recuperar la movilidad de la zona afectada pero sin ninguna participación del paciente, son todas realizadas por el fisioterapeuta. Así; ayudamos a recuperar el rango de movilidad articular y sobre todo a evitar adherencias.

Punción Seca.

La «punción seca» es una técnica de fisioterapia basada en la utilización de una aguja para estimular los receptores de puntos gatillo o contracturas musculares. Con ello relajamos el músculo y aumentamos la elasticidad del mismo.

Todos los músculos tienen una serie de puntos gatillo que suelen estar inactivados pero en determinadas ocasiones por varias circunstancias se activan y producen dolor local o irradiado.

Podemos diferenciar un punto gatillo de una contractura por el tipo de dolor. Generalmente la contractura aparecerá con un dolor localizado en la zona y en el caso del punto gatillo se desarrolla normalmente con dolor irradiado; un ejemplo típico es el dolor que nos llega desde el cuello hasta la cabeza.

Las causas que pueden activar estos puntos o desarrollar las contracturas son múltiples: una sobrecarga, movimientos repetitivos en la vida diaria, falta de laxitud y elasticidad, caída o golpe brusco, mala postura…

Durante el tratamiento con punción seca, el fisioterapeuta manipula la aguja varias veces, dependiendo del estado y la respuesta muscular, hasta conseguir la relajación.

  • Punción superficial: se introduce la aguja a un máximo de 1 cm; sin llegar profundamente al músculo. Después se realizan técnicas manuales o aparatología complementaria.
  • Punción profunda: se emplean agujas más largas, dependiendo del músculo ya que buscamos llegar profundo. Igualmente después usamos tratamiento complementario.

Posteriormente a la realización de la técnica, el paciente puede sentir “agujetas” durante las primeras 24-48 horas.

El éxito dependerá de una buena realización de la técnica en manos de un fisioterapeuta especializado, buenos hábitos posturales y estiramientos que mantengan la musculatura relajada. Solicita tu cita desde aquí.

Electroneuroacupuntura.

La Electroneuroacupuntura (ENA) es una técnica desarrollada recientemente en el campo fisioterapéutico que integra los conceptos de acupuntura/medicina china con la neuromodulación.

Le damos una visión anatómica y clínica a los meridianos que recorren el cuerpo y sus puntos acupunturales más destacados. Esta visión de la patología de forma global nos enseña a visualizar el todo y no centrarnos en un punto o zona afecta y gracias a ello podemos tratar todo tipo de patologías, ya sean crónicas, agudas, físicas o emocionales.

Con la combinación de estas dos técnicas ya conocidas en fisioterapia, encontramos la unión perfecta de una terapia invasiva fundamentada en la inervación nerviosa y puntos anatómicos (neuromodulación) que se integra a la perfección con la medicina tradicional China y sus puntos en los meridianos que recorren nuestro cuerpo (acupuntura).

Para la ejecución de dicha técnica usamos las agujas de acupuntura que, dependiendo de la zona a tratar serán más o menos largas. Localizamos el nervio que interviene en la inervación de la zona afecta y buscamos los puntos que se encuentran alterados y para complementarlo, buscamos los puntos del meridiano relacionado con el mismo que nos dará una ayuda extra para complementar el tratamiento y conseguir una mayor efectividad.

El hecho de que podamos tratar una patología con puntos distales a la misma nos permite multiplicar los efectos y con ello los beneficios del tratamiento. Una vez localizados los puntos, como hemos explicado anteriormente, se aplica a las agujas una corriente para estimular el nervio y generar endorfinas que actuarán disminuyendo el dolor y relajando la zona. Podemos, también, aplicar la moxa en dichos puntos para que a través del calor que pasa por la aguja conseguir esa relajación.

Esta técnica nos enseña a mirar el cuerpo en su conjunto, por ello es especialmente beneficiosa para aquellos dolores que se irradian por una zona amplia como el brazo o la pierna, ya que nos permite trabajar todo el recorrido nervioso, así como para aquellas personas que padecen dolores generalizados.

A nivel emocional, con la Electroneuroacupuntura (ENA) podemos mejorar la ansiedad, la calidad del sueño y en general la relajación del paciente con la estimulación de ciertos puntos acupunturales y del sistema nervioso periférico.

Kinesiotaping .

El vendaje funcional es un tipo de técnica fisioterapéutica que consiste en limitar, inhibiendo un movimiento que causa dolor, dejando libre el resto de movimientos. De esta manera, sólo las estructuras que están dañadas se mantienen en reposo y evitamos los inconvenientes de una inmovilización completa (pérdida de la masa muscular, riesgo de pérdida de densidad ósea en la región inmovilizada, problemas circulatorios, tromboembolismo y otros efectos indeseados). Los vendajes funcionales pueden ser preventivos o terapéuticos.

Material necesario:

  • Foam (Placas de protección)
  • Prevendaje
  • Spray adhesivo
  • Vendas elásticas
  • Tape
  • Tijeras
  • Técnica elástica: se utiliza para limitar el movimiento que produce dolor, para su aplicación se utilizan vendas elásticas adhesivas o cohesivas.
  • Técnica inelástica: con ella se anula el movimiento que produce el dolor. Se utiliza con un esparadrapo no elástico llamado “tape”.
  • Técnica Mixta o Combinada: cuando combinamos los dos materiales anteriores, utilizamos las vendas elásticas y las reforzamos con las tiras de tape.

A la hora de aplicar un vendaje se debe evitar las arrugas en la planta del pie, compresiones en el hueco poplíteo, compresiones en el tendón de Aquiles, rebordes óseos, regiones de flexo-extensión y se debe buscar la comodidad del paciente.

  • Distensiones ligamentosas de primer o segundo grado.
  • Prevención laxitudes ligamentosas.
  • Roturas fibras musculares.
  • Distensiones y elongaciones musculares.
  • Fisuras huesos largos.
  • Fisuras costillas.
  • Descarga tendinopatías.
  • Descarga fascitis plantar.
  • Después de retirada de escayola, para iniciar periodo de rehabilitación..
  • Roturas tendinosas, ligamentosas y musculares.
  • Fracturas.
  • Edemas.
  • Varices.
  • Heridas de consideración.
  • Alergias a los materiales aplicados.

Dentro de un tratamiento fisioterapéutico se deben aplicar el conjunto de técnicas indicadas para cada paciente, en cada caso. Por ello, la evaluación es el primer paso para la óptima recuperación.

Vendaje Funcional.

El vendaje funcional es un tipo de técnica fisioterapéutica que consiste en limitar, inhibiendo un movimiento que causa dolor, dejando libre el resto de movimientos. De esta manera, sólo las estructuras que están dañadas se mantienen en reposo y evitamos los inconvenientes de una inmovilización completa (pérdida de la masa muscular, riesgo de pérdida de densidad ósea en la región inmovilizada, problemas circulatorios, tromboembolismo y otros efectos indeseados). Los vendajes funcionales pueden ser preventivos o terapéuticos. Material necesario:

  • Foam (Placas de protección)
  • Prevendaje
  • Spray adhesivo
  • Vendas elásticas
  • Tape
  • Tijeras
  • Técnica elástica: se utiliza para limitar el movimiento que produce dolor, para su aplicación se utilizan vendas elásticas adhesivas o cohesivas.
  • Técnica inelástica: con ella se anula el movimiento que produce el dolor. Se utiliza con un esparadrapo no elástico llamado “tape”.
  • Técnica Mixta o Combinada: cuando combinamos los dos materiales anteriores, utilizamos las vendas elásticas y las reforzamos con las tiras de tape.

A la hora de aplicar un vendaje se debe evitar las arrugas en la planta del pie, compresiones en el hueco poplíteo, compresiones en el tendón de Aquiles, rebordes óseos, regiones de flexo-extensión y se debe buscar la comodidad del paciente.

  • Distensiones ligamentosas de primer o segundo grado.
  • Prevención laxitudes ligamentosas.
  • Roturas fibras musculares.
  • Distensiones y elongaciones musculares.
  • Fisuras huesos largos.
  • Fisuras costillas.
  • Descarga tendinopatías.
  • Descarga fascitis plantar.
  • Después de retirada de escayola, para iniciar periodo de rehabilitación..
  • Roturas tendinosas, ligamentosas y musculares.
  • Fracturas.
  • Edemas.
  • Varices.
  • Heridas de consideración.
  • Alergias a los materiales aplicados.

Dentro de un tratamiento fisioterapéutico se deben aplicar el conjunto de técnicas indicadas para cada paciente, en cada caso. Por ello, la evaluación es el primer paso para la óptima recuperación.

Auriculoterapia.

La Auriculoterapia se trata de una técnica dentro del ámbito de la medicina alternativa indolora, fue creada en un principio para tratar el estrés y ansiedad pero que en la actualidad se ha avanzado en su estudio y abarca el tratamiento de decenas de patologías, siendo actualmente una técnica muy utilizada dentro de la fisioterapia.

  • Esta terapia alternativa surge de la medicina tradicional china, pero fue en Francia donde el Dr. Nogier comprobó su eficacia. Se demostró que la oreja es un micromapa de todo nuestro cuerpo entero, éste aparece como con forma de un feto en el útero; por lo que cada parte de nuestro cuerpo está representado por un punto concreto de la oreja. Estimulando un punto de la oreja estimulamos a la vez diversas terminaciones nerviosas que producen efecto en el órgano relacionado con ese punto.Por lo tanto, la auriculoterapia no sólo se utiliza para tratar sino también nos ayuda a diagnosticar, ya que al presionar los puntos según sean dolorosos o no, nos informaran de si hay disfunción.
  • Primero valoraremos los síntomas e identificaremos las zonas afectadas, relacionando los puntos más adecuados. Para comenzar a realizar el nuevo tratamiento aplicaremos una presión sobre los puntos utilizando:
    • Agujas filiformes: se aplican sobre los puntos 10-30 min.
    • Agujas intradérmicas: se colocan debajo de la piel durante 7 días aproximadamente.
    • Parches de semillas: se pegan en la piel durante 5 días.

Se puede aplicar cuando se de los siguientes casos:

  • Dolores musculares, esguinces o fracturas.
  • Ciáticas.
  • Dolores articulares.
  • Problemas digestivos.
  • Vértigos.
  • Parálisis facial.
  • Problemas emocionales: estrés, ansiedad y/o depresión.

No se puede aplicar cuando la piel de la oreja esté roja o irritada y durante embarazo.

La auriculoterapia es una técnica no invasiva, segura y que no causa efectos secundarios. Solicita tu cita.

Ventosas.

La técnica de cupping, más conocida en el campo de la fisioterapia como la técnica de ventosas, a pesar de que se utiliza desde hace miles de años por la medicina tradicional china, ha sido poco popular hasta que en 2016, en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, donde la técnica ha pasado a ser muy conocida y utilizada, a raíz de ver a algunos deportistas en televisión con “marcas” en la espalda como consecuencia de haber sido tratado con esta técnica de ventosas.

El tratamiento de fisioterapia con esta técnica consiste en su aplicación sobre determinadas partes del cuerpo, con las que se succiona la piel y parte de músculo consiguiendo hacer vacío, para que se abran los poros y con ello favorecer la circulación sanguínea y linfática.

El método original que se utilizaba, aunque actualmente se sigue haciendo, consiste en la utilización de ventosas de vidrio, donde se utiliza un algodón con alcohol enganchado con pinzas, se enciende y esa combustión de oxígeno es la que genera el vacío y succiona la piel.

Para el tratamiento de la zona afectada podemos utilizar dos técnicas:

Masaje: aplicamos aceite para facilitar el desplazamiento, colocamos las ventosas y una vez realizada la succión la desplazamos por toda la zona a tratar. Con esta técnica mejoramos el sistema linfático y sanguíneo y eliminamos toxinas, entre otras.

Ventosa fija: colocamos 6-10 ventosas por la zona que nos interesa, dejándolas 10 minutos, provocamos un color violeta en la piel (hiperemia) y pasado el tiempo las retiramos.

Beneficios:

  • Elimina contracturas musculares y puntos gatillo.
  • Aumenta circulación sanguínea.
  • Elimina toxinas.
  • Fortalece tendondes.
  • Drenaje linfático

CONTRAINDICACIONES:

  • Trombosis, tromboflebitis.
  • Varices.
  • Heridas.
  • Fiebre.

Como otros tratamientos en fisioterapia, lo más importante a la hora de realizar un tratamiento es la combinación de las técnicas apropiadas en cada caso, individualizando el uso a cada paciente.

Moxibustión.

La Moxibustión es un método terapéutico importado de la medicina tradicional china. Se basa en la aplicación de calor sobre unos puntos concretos del cuerpo (suelen coincidir con puntos de acupuntura) para activar la circulación de la sangre y oxigenar la zona tratada.La utilización de la Moxibustión con fines fisioterapéuticos, sigue los principios de la “teoría de los canales”. Esta teoría nos habla de que el cuerpo funciona como un sistema de redes donde fluye la sangre y la energía relacionadas con cada parte del cuerpo. A veces estás energías se desequilibran provocando las enfermedades y dolores. Con esta terapia se intenta volver a restablecer ese equilibrio energético.

Para el óptimo tratamiento se utiliza la planta Artemisa. Se puede utilizar de diferentes formas:

  • Aplicación directa: se utiliza con moxas (la planta Artemisa está molida hasta hacerla polvo para quemarla) que se aplican en puntos concretos de acupuntura. No se puede producir quemadura porque al utilizar las moxas se deja quemar sólo ¾ partes antes de quitarla.
  • Aplicación indirecta: en esta aplicación se utilizan las hojas de Artemisa enrolladas en forma de puro. Se enciende y se pasa por encima de los puntos que nos interesen tratar manteniendo siempre una mínima distancia entre la piel y el puro.
  • Moxibustión con agujas: se utilizan las agujas de acupuntura, se insertan en los puntos de tratamiento, y en la base de la aguja se pone una bolita de Artemisa. De esta manera el calor al cuerpo pasa a través de la aguja.
  • Dolores reumáticos, artrosis, lumbago
  • Problemas respiratorios: asma, bronquitis, etc.
  • Retención de líquidos, edemas
  • Está especialmente indicada en enfermedades crónicas.

Contraindicaciones:

  • Cuando el paciente revierte fiebre.
  • Infecciones cutáneas en la zona a tratar.

Generalmente la moxibustión se utiliza como complemento a la acupuntura y a los tratamientos de fisioterapia cuando se trata al paciente de forma global y en su conjunto.

Liberación Miofascial.

La inducción miofascial o liberación miofascial es una técnica de fisioterapia que se utiliza para evaluar y tratar el sistema miofascial. El sistema fascial es un conjunto de fascias que recorren todo el cuerpo envolviendo las estructuras anatómicas y vísceras; y de esta manera relacionándolas entre sí. La fascia es un tejido conectivo, contiene mucho colágeno, que se encuentra debajo de la piel y envuelve los huesos, músculos y articulaciones, estructuras nerviosas y vasculares. Se encarga de proteger y mantener las diferentes estructuras del cuerpo unidas. Por diversos motivos como: malas posturas, estrés, traumatismos o inmovilizaciones prolongadas, entre otros, la fascia puede endurecerse y acortarse, provocando dolor y limitación de la movilidad del paciente. La fascia recorre todo el cuerpo de forma continua por lo que si se lesiona en una parte del cuerpo también pueden verse afectadas otras zonas más lejanas.
Por todo ello, el objetivo de la técnica de inducción miofascial o liberación miofascial es liberar estas  restricciones miofasciales. Consiguiendo por lo tanto una disminución del dolor, restableciendo el equilibrio músculoesquelético y aumentando el movimiento de la articulación. Para su aplicación se pueden utilizar técnicas superficiales o profundas. Primero el fisioterapeuta colocará la zona afectada en el extremo de la barrera de movimiento o de más comodidad. Después se deja que el paciente respire tranquilamente, mientras el fisioterapeuta palpa los tejidos, buscando una sensación que le indique que el tejido “está listo para relajarse”. Es en ese momento, cuando se ayuda al tejido a seguir el patrón de movimiento espontáneo. Se repite el proceso en varias sesiones hasta conseguir la liberación completa.
  • Aneurismas
  • Fracturas
  • Fiebre
  • Tumores
  • Enfermedades infecciosas
  • Mujeres durante los primeros tres meses de embarazo
  • Feblitis avanzada

Con la inducción miofascial se valora y trata al paciente desde un punto de vista global, buscando un cuerpo equilibrado y simétrico. Solicita tu cita desde aqui.

Drenaje linfático.

El drenaje linfático manual es una técnica de masoterapia en fisioterapia de movimientos muy suaves, lentos y repetitivos sobre la piel, que deben realizarse en la dirección correcta para ayudar a mejorar el sistema linfático.

El sistema linfático consiste en una serie de capilares o conductos donde se recoge y transporta el producto de desecho de otros tejidos al sistema circulatorio, para que el organismo pueda deshacerse de estos deshechos. Cuando el sistema linfático no es capaz de eliminar estos deshechos aparecen los edemas o las retenciones. A lo largo del recorrido del sistema linfático se encuentran los ganglios linfáticos, que se encargan de depurar los agentes patógenos. Estos se inflaman porque no pueden depurar cuando el sistema linfático se encuentra afectado.

  • Se aplica para tratar los ganglios y vasos linfáticos.
  • No se utiliza ningún tipo de crema ni aceite para su ejecución.
  • Se trabaja de proximal a distal, y por segmentos de distal a proximal (para ir drenando las zonas más cercanas a los ganglios y hacer sitio a la linfa que vendrá de zonas más alejadas).
  • Se realiza una presión muy suave, como una caricia.
  • Se aplica un ritmo muy lento de los movimientos, siempre siguiendo el ritmo de los vasos linfáticos.
  • En cada zona se realizan varias secuencias, que se repiten al menos tres veces.

INDICACIONES:

  • Principalmente para el tratamiento de linfedemas, edemas traumáticos o pos cirugía.
  • Afecciones reumáticas.
  • Piernas cansadas o hinchadas.
  • Algodistrofias (Suddeck).
  • Hematomas.
  • Patología nerviosa: cefaleas, vértigos.
  • Mastectomías.
  • Estrés y ansiedad.
  • Afecciones del aparato digestivo.

CONTRAINDICACIONES:

  • Infecciones
  • Feblitis
  • Fiebre
  • Hipotensión
  • Asma

Solicita tu primera cita desde aquí.

Ultrasonidos.

El tratamiento de fisioterapia a través de ultrasonidos, consiste en un tratamiento basado en las vibraciones mecánicas de una onda longitudinal que produce compresiones en el tejido. El ultrasonido necesita de un medio especial para su aplicación, a través del cual se puedan transmitir dichas ondas. Este medio se denomina comúnmente como «gel conductor de ultrasonidos».

La frecuencia a la que utilizaremos el ultrasonidos dependerá de la patología:

  • Frecuencias altas: 3Mhz, para patologías superficiales.
  • Frecuencias bajas: 1Mhz, para patologías más profundas.

Los tejidos con una mejor repuesta a este tipo de ondas son aquellos con alta cantidad de colágeno y absorción: tendones, ligamentos, cápsula articular y fascias.

Es por tanto una terapia a usar tanto en casos agudos como crónicos, sólo dependerá de los parámetros con utilicemos. Además, al ser una terapia indolora, resulta muy agradable para el paciente.

Los efectos del ultrasonidos a nivel celular son:

  • Relajación muscular.
  • Aumento de la permeabilidad celular.
  • Mejora la regeneración de tejidos.
  • Actúa a nivel de los nervios periféricos.
  • Analgesia.
  • Antiinflamatorio.

Los formas de aplicación pueden ser:

  • Aplicación directa: se aplica directamente el cabezal del ultrasonidos sobre la piel mediante el gel. Tenemos en cuenta el grado de inclinación del cabezal con respecto a la piel para que las ondas penetren los mas longitudinal posible, normalmente esta inclinación será de unos 30º (dependerá de la zona y la persona).
  • Aplicación subacuática: consiste en utilizar el medio acuosos para que nos ayude a la propagación de las ondas. Esto se utiliza en casos de zonas muy irregulares (rodilla) y/o dolorosas.  Para ello, introducimos la zona afecta en una cubeta con agua y colocamos el cabezal del ultrasonidos a una distancia de 3 cm. La temperatura del agua deberá rondar entre los 36º y 37º  y nunca se deberá introducir la mano en el agua mientras las ondas estén actuando. En caso de no poder usar una cubeta podemos usar un globo de látex con agua.
  • Aplicación mixta: aquí haremos una variación de las dos anteriores.

En nuestra clínica es común combinar la aplicación de ultrasonidos con otras técnicas de la fisioterapia para optimizar y mejorar los resultados.